MÁS VALE PREVENIR QUE LAMENTAR